miércoles, 7 de marzo de 2012

Hermano José M. Branham al frente de Grabaciones La Voz de Dios


Hermano José Marrion Branham

Casi cinco años antes de su nacimiento, durante un tiempo de oración y estudio, el Hermano Branham empezó a reflexionar sobre la historia de José en Génesis, y el poderoso hombre que él fue. De repente una Voz habló, diciendo, “Tú tendrás un hijo, y tú llamarás su nombre José.” Años después, el 19 de mayo de 1955, estas palabras llegaron a suceder cuando el Hermano Joseph Marrion Branham nació.

Mientras sostenía a su hijo en sus brazos en el altar y dedicando su vida al Señor, el Hermano Branham agradeció al Señor por cumplir Su promesa. Luego él se dirigió al bebé con estas palabras: “José, mi muchacho, yo te entrego a Dios, y pueda tu vida ser una bendición. Puedas tú ser un profeta, José. Pueda la gracia de Dios reposar sobre ti. Pueda el Dios de tu padre, el Señor Jesucristo, siempre bendecirte y hacer tu vida una bendición para otros.”

Desde que él fue un joven, el Hermano Joseph sintió un llamado en su vida para servir a la Novia de Cristo.

Reflexionando de vuelta en los días cuando yo, como un muchacho joven trabajando en Publicaciones La Palabra Hablada, encajonaría los libros y los colocaría en bolsas de tela; yo puedo ver el gran plan de Dios. Mientras yo escribiría las direcciones sobre las cajas, yo pensaría de los muchos meses que llevaría para que estos libros llegaran a sus destinos finales. Me preocupó pensar acerca de los reportes que nosotros recibiríamos describiendo la condición pobre en que los libros estarían cuando ellos llegarían. Después de ser embarcados por barco por varios meses, muchas veces expuestos a los elementos y lanzados de un lugar a otro, ellos fueron casi totalmente destruidos. Algunas veces, no habría quedado ningún libro, sólo la bolsa llena de papel mojado.

Yo pensé, “¿Señor, estos pocos libros para la Novia toda de estos países? Ni siquiera llegará a satisfacer sus necesidades. Con estos pocos libros para ser llevados, ellos nunca tendrán la oportunidad que yo tengo; de oír la Voz del Mensajero de la Séptima Edad. Tiene que haber una manera.” Parecía una tarea imposible.

Cuando el Señor me colocó en la obra de Grabaciones La Voz de Dios, Él me condujo para establecer librerías alrededor del mundo; Faros donde la gente podría venir y adquirir los libros y cintas del Hermano Branham. Oh, cuán encantado estuve de que las gentes ahora tuvieran un lugar en su país para escuchar el Mensaje de la Hora.

Desde aquellos tempranos años hasta ahora, el Hermano José nunca ha perdido esa carga para servir a la Novia de Cristo. En 1981, él fundó Grabaciones La Voz de Dios. Lo que empezó con cuatro empleados y un cuarto alquilado se ha tornado en un ministerio mundial que afecta las vidas de millones de almas predestinadas sobre una base diaria. Bajo el liderazgo del Hermano José, Grabaciones La Voz de Dios duplica cientos de cientos de sermones del Hermano Branham, imprime millones de libros del Mensaje, y traduce cientos de sermones en otros idiomas cada año. Alrededor del 90% de este material es distribuido gratuito a los creyentes en casi cada país del mundo. Y el Señor continúa bendiciendo este ministerio.

El Hermano José tiene un profundo deseo para trabajar con cualquier individuo, iglesia, ministerio, o grupo de gente para difundir el Mensaje del Hermano Branham, mientras trabajar juntos no signifique comprometer la calidad del material o comprometer una palabra que el Hermano Branham habló. Él cree que el pueblo debe recibir las mejores grabaciones y traducciones posibles. El Hermano Branham nos dio un Mensaje perfecto, y nosotros debemos esforzarnos por asegurarnos de que cada palabra sea traducida correctamente, cada cinta tiene la mejor posible calidad, y cada libro es impreso justamente como él lo habló.

Junto con sus funciones en Grabaciones La Voz de Dios, el Hermano José es también un marido devoto, padre y abuelo. Él y su esposa, Hermana Valeria, tienen dos hijos: Hermano Isaac Y Hermana Princesa, y seis nietos. Hermano Isaac, Hermana Princesa y su esposo Hermano Jeremías Evans trabajan con el Hermano José en Grabaciones La Voz de Dios.

El deseo para servir a la Novia de Cristo está ardiendo más fuerte que nunca en el Hermano José. La oración del Hermano Branham, “Quiera el Dios de tu padre, el Señor Jesucristo, siempre bendecirte y hacer tu vida una bendición para otros” ciertamente ha llegado a pasar en la carga del Hermano José por ver el Mensaje de su padre ir a la simiente predestinada de Dios.

“Con toda sinceridad, diré que el deseo para ser un siervo para la Novia de Cristo alrededor del mundo aún arde en mi corazón tan intensamente como fue cuando Grabaciones La Voz de Dios hizo su primera cinta.”

Hermano José Branham



3 comentarios:

  1. Dios le bendiga MI HNO JOSE ADELANTE CON EL MENSAJE ASI LO DIJO EL ANGEL SALUDOS DESDE VENEZUELA SU HERMANO ANGEL VALECILLOS

    ResponderEliminar
  2. Hno Jose siga trabajando en esa buena obra que dejo el señor en sus manos, pues sabemos por palabra profetica. que un profeta menor siempre apunta a las profecias del profeta mayor
    Que Dios lo bendiga por tan grande ministerio


    Leonardo E
    calarca-Quindio-Colombia

    ResponderEliminar
  3. Que el senor le vendiga hno joseph yo creo en el profeta de la edad y se plena mente que este mensaje es para la novia escojida y creo que aun como unos en el mensaje dicen que solo fueron deseos del profeta halo concerniente de usted pero yo tengo la plena certesa como lo dice la palabra de Dios en los salmos que el con sedera las peticiones de mi corazon , ami que soy solo un hijo de Dios no de mas a su profeta eso solo me recuerda cuan Dios le dijo al hno Branham que todo lo que el amo se lo iba a dar hno jose usted es el hombre!!!!! le guste a quien no le guste adelante siervo de Dios que las palabras de nuestro profeta sean una realidad en usted Dios le bendiga !!!!!!!\

    ResponderEliminar